miércoles, 5 de agosto de 2009

iniciacion en el sexo anal

Introducción al sexo anal
Una vez que se conoce es imposible dejarlo, recomiendo que dejen sus inhibiciones y disfruten de los placeres del sexo sin tabúes y sobre todo sin preguntas solo dedíquense a disfrutar.
Este es mi primer relato de mis experiencias con mi ahora esposa, espero les agrade y poco a poco comenzare a redactar mi vida sexual al lado de la mejor mujer del mundo, de cómo dejamos a un lado lo tradicional para llegar a experiencias tan extremas como el fetichismo, la escatófila y demás placeres escondidos. Bueno sin más preámbulos helo aquí.
En aquel entonces éramos novios todavía, yo con un aspecto un poco punk con piercings en la cara y ropas holgadas, mi novia delgada, de tez morena claro, cabello negro y sus atractivos unos senos de tamaño normal muy duritos y sus nalgas pequeñas pero redonditas, de esas nalgas deliciosas que dan ganas de apretar y agarrar hasta que se deshagan en las manos.
Nuestros encuentros eran en su casa, su padres trabajaban los sábados y su hermana salía a estudiar, el momento era perfecto para saciar nuestros instintos en aquel sillón que fue testigo de todos nuestros orgasmos ese día llegue normal a saludarla y de inmediato me paso a su casa, comenzamos a hablar en el sillón pero los dos ya nos ganaba para ver quien daba el primer paso empecé a tocarle la pierna y a acariciarla suavemente ella comenzó a besarme, se poso encima de mi dejándome acariciar aquellas nalgas redonditas a todo su esplendor, yo bastante excitado le metía la mano por debajo de su pantalón y de su calzoncito acariciando su vagina y podía sentirla sumamente húmeda, le fascina que le meta la mano de esa manera y no la hice esperar más.
Ya con la excitación casi insoportable por quererla penetrar y sentir su vagina húmeda, le quite la blusa y su sostén de una sola vez dejándome chuparle sus tetas del modo que quisiera le rodeaba todo su seno para al final darle pequeños mordiscos en los pezones o pasarle la lengua muy despacio sobre ellos mientras me metía su lengua en la oreja provocando q mi miembro se hinchara mas, ya sin poder aguantar los dos nos desnudamos a excepción de su calzón que siempre le decía que lo dejara ya que la ropa intima femenina me excita de sobremanera, su calzón era de algodón blanco muy pequeñito y remataba con un moñito al frente de color rojo al verlo totalmente húmedo del área central me dieron ganas de acercarme a oler aquel cuerpo caliente, comencé a besarle lo senos una vez más al momento que le metía mi dedo por su vagina, mi novia hacia unos gemidos de disfrute y cerraba los ojos para aumentar su placer, sin dejar de meter y sacar mi dedo le besaba debajo del ombligo me gusta ver como se estremece cuando le hago eso, ya estaba lamiendo su área vaginal y seguía jugueteando con mi dedo.
Aquel aroma tan delicioso y ese sabor un poco salado de su excitación me incitaban a chupar mas dentro de su vagina le recorría a todo lo largo y ancho de vez en cuando rosaba mis labios con la parte interna de sus muslos mientras le metía mi dedo eso era para sacar más sus jugos y poderme deleitar con ellos, después de un tiempo me incorpore y le metí mi miembro totalmente hinchado ella respondió comenzándose a mover de manera muy especial, ambos estabas muy excitados y se vino a mí la idea de poderla penetrar por el ano pero no quería romper el encanto del momento así que se me ocurrió una idea.
Después de cambiar varias posiciones , y acabarnos a besos y caricias la puse hincada en el suelo con la cara en el sillón en posición de perrito y le hacía sexo oral yo por debajo acariciándole sus nalgas , le quite su calzón por que ya me estorbaba para siguiente labor le comencé a lamer el área del perineo entre su vagina y el ano acercándome cada vez más a él hasta que por fin llegue pero comencé a lamerle todo el alrededor pasando la punta de mi lengua, mi novia me decía así, así quiero que me chupes mientras se acariciaba los pezones con su mano derecha y la izquierda jugaba con su vagina, en ese momento pensé, ya se me hizo, pasaba rosando mi lengua por su ano una o dos veces hasta que me encontré lamiéndolo con fuerza y queriendo meter mi lengua dentro de el, era un sabor extremadamente delicioso, ya que se combinaba con los jugos de la vagina que le había escurrido mientras me la cogía, casi al borde del orgasmo le volví a meter mi miembro por su vagina dándole besos en la espalda.
Esos besos en la espalda hacían q intencionalmente sacara mi miembro y rosara su ano lo cual le provocaba mucho placer, mi excitación le lubricaba toda el área a la cual ya subía y bajaba mi miembro desde su ano hasta su clítoris, de repente me agarro el miembro con su mano y lo coloco mi glande en su ano y me dijo que lo empujara despacito, yo obedecí al instante y poco a poco se fue introduciendo en su intimidad al momento que gemía de placer, cuando por fin sentí todo mi miembro t adentro, estaba a punto de terminar ese espacio tan reducido me brindaba un placer inimaginable me apretaba todo el miembro de una manera sorprendente, con esfuerzo sobre humano por no venirme se la metía y sacaba muy despacio, le puse mi mano por su vagina y de inmediato me la mojo toda a causa de su excitación y seguí acariciándola por encima de su vagina y su monte de Venus a cada gemido que hacia sentía que todo el semen se me escapaba, aunque me pude controlar unos minutos después sentí que se quedaba quieta señales de que iba a terminar al fin relaje mis músculos y me vine dentro de su ano lanzando estrepitosas contracciones, ella al sentir mi semen caliente invadiendo su cuerpo termino con un gemido bastante fuerte lo que me hizo sacar todavía más de mi caliente liquido a través de su ano, sentí como se relajaba y contraía señal de que había terminado su orgasmo.
Sin sacar mi miembro de su cuerpo nos acostamos en aquel sillón yo encima de ella y comentábamos acerca de ese orgasmo que habíamos tenido que quizás fuera el mejor del mundo… hasta ese entonces y de cuanto habíamos disfrutado del sexo anal ella quedo muy satisfecha y me dijo que ya lo practicaríamos periódicamente una sonrisa de triunfo se dibujo en mi rostro y más en el de mi novia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada